SBD brinda flexibilidad de pagos y moratorias en tiempo de crisis

Como parte de las acciones para mitigar los efectos económicos de la pandemia del coronavirus (COVID-19), el Gobierno de Costa Rica dio la directriz de disminuir tasas de interés, extender el plazo de los créditos, otorgar prórrogas en pagos y realizar aportes extraordinarios sin penalidad.

El Sistema de Banca para el Desarrollo (SBD) aplicará estas medidas a sus beneficiarios, tanto actuales como futuros.

El aislamiento social, el cierre temporal de bares, restaurantes y playas, así como otras disposiciones sanitarias para reducir el contagio del coronavirus en Costa Rica, han dado resultado en cuanto a salud, pero también han puesto a prueba nuestra economía.

Aunque no hay duda de que el bienestar sanitario de la población es prioridad, lo cierto es que el empleo y la seguridad económica también lo son. Con esto en mente, y previendo que la economía sería una víctima más de la pandemia, el Gobierno tomó varias decisiones para alivianar a aquellos afectados por los efectos de COVID-19, específicamente a los micro y pequeños empresarios.

Según Victoria Hernández, ministra de Economía, las principales disposiciones consisten en abrir plazos de moratoria para los usuarios de préstamos del Sistema de Banca para el Desarrollo.

La moratoria es un plazo de gracia en el pago de préstamos. Esto quiere decir que, en los próximos 6 o 9 meses, quien tenga un préstamo de SBD puede optar por no pagar sus cuotas, sin que esto lo convierta en moroso en el sistema. Si pasado este tiempo su negocio o actividad no se ha logrado estabilizar, tendrá derecho a pedir un periodo de gracia de hasta 3 meses, durante el cual solo deberá pagar los intereses, sin abono al saldo principal.

Hernández explicó que el SBD está refinanciando el capital de trabajo para dueños de sodas, restaurantes, bares, etc., que han visto disminuido su ingreso como resultado de la crisis de esta pandemia.

¿Cómo se puede acceder a estos beneficios?

Para obtener estos beneficios los clientes del Sistema de Banca para el Desarrollo deben solicitarlos a sus respectivos operadores.

El Sistema de Banca para el Desarrollo canaliza los recursos a través de operadores financieros acreditados.

Esto significa que no existe una oficina de SBD como tal, sino que los recursos están distribuidos por medio de operadores: bancos públicos, privados y cooperativas, entre otros, que se encargan de dar acceso a créditos a pequeñas y medianas empresas para las que es muy difícil obtener préstamos bajo el sistema tradicional.

El SBD cuenta con 41 operadores financieros en todo el país; uno de estos es la cooperativa Coocique R. L. El SBD cuenta con 41 operadores financieros en todo el país; uno de estos es la cooperativa Coocique R. L. Patricia Umaña Porras, jefa del Departamento de Unidad Pymes y Banca para el Desarrollo de Coocique, comenta que todas las personas con una actividad productiva, independientemente del sector comercio, agricultura, servicios, ganadería que requieran financiamiento para su actividad productiva pueden acceder a los préstamos del SBD.

“Operadores como Coocique estamos buscando a esos pequeños empresarios que tienen una necesidad, pero todavía no han logrado ese financiamiento”.

El SBD es un sistema creado para propiciar la inclusión financiera de personas que, de otra forma, no tendrían acceso a crédito. Este tipo de préstamos, por lo tanto, son más flexibles y ofrecen mejores condiciones de interés, ya que se trata de dinero para producir.

Umaña explica que, para elegir a los beneficiarios de estos préstamos, en Coocique realizan una medición del tamaño de la empresa de acuerdo con sus ventas, cantidad de empleados y activos.

Con base en estos datos se establece si se trata de una micro, pequeña o mediana empresa. Aclara, además, que inicialmente no es necesario contar con su pyme formalizada para acceder a los recursos, ya que los operadores financieros tienen la obligación de propiciar la inclusión financiera.

“Pueden calificar como clientes desde el dueño de una panadería, un salón de belleza o alguien que elabore bisutería; no necesariamente tiene que estar inscrito en hacienda o cotizar como patrono en la CCSS en el momento de buscar financiamiento, porque el fin de SBD es darles acceso a personas que están fuera del sistema bancario y que el financiamiento sirva para llevar a la pyme a la formalidad. Lo que sí es importante es que presente un respaldo de su actividad e ingresos”.

Acompañamiento

Umaña recalca que el Departamento de Banca para el Desarrollo de Coocique ofrece acompañamiento a las personas que se acercan a solicitar financiamiento, siempre y cuando el proyecto sea viable.

“Si en el momento no logramos darles el financiamiento, buscamos la manera de acompañarlos en el proceso, de manera que en el transcurso de 3 o 4 meses podamos otorgarles ese financiamiento, ya con un camino mejor trazado. Por ejemplo, una persona que quiere abrir un minisuper debe tener clara la cantidad aproximada de clientes, quién será su competencia, cuáles son los costos que deberá asumir y de cuánto será la inversión para poder acceder a un préstamo; es decir, el beneficiario tiene que presentar una idea de negocio bien fundamentada.”.

Si se trata de empresas establecidas, el requisito es tener un control de ingresos y egresos. En muchos casos, por ejemplo, en microempresas, este control lo puede hacer el mismo dueño; no tiene que ser un contador.

PARA MÁS DETALLES SOBRE LOS BENEFICIOS QUE OTORGA EL SBD Y CÓMO OBTENERLOS, PUEDE VISITAR EL SITIO WWW.SBDASULADO.COM O COMUNICARSE AL NÚMERO 2105-8181.

Compartir

Plan de Acción SBD COVID-19

Descargue aquí el plan completo y los requisitos para aplicar.